Uso de las redes sociales en la empresa

Discutir sobre si una empresa debe o no debe tener presencia en redes sociales es hoy día un debate inútil. Sería como discutir si una tienda tiene que tener un escaparate atractivo o si debe o no tratar a sus clientes con amabilidad, una obviedad.

Pasó el tiempo en que las empresas se planteaban su presencia o no en base a criterios de lo más peregrino, como: “mis clientes no están allí” o “eso es para gente joven”. Generalmente el verdadero argumento era el miedo a lo desconocido que provocaba el encontrarse en un entorno nuevo y que no dominaban o que no conocían más que de oídas.

La presencia de las empresas, sean del tamaño que sea, en redes sociales hoy día es indiscutible y bien sea como muestra de sus productos o servicios, para  clientes finales o a otras empresas, o usadas “solamente” como canal de atención al cliente, no hay empresa que realmente quiera crecer que no las use.

Pero aun así, existe realmente un peligro: usar estas herramientas de forma inadecuada. Y entonces es cuando aparecen los problemas y las dudas.

La presencia en redes sociales, no puede ser en ningún caso fruto de la improvisación y como cualquier otra área de la empresa, la comunicación en estos canales ha de basarse en una programación clara y estructurada de lo que queremos contar y cómo debemos hacerlo.

Vamos a ver algunos conceptos que cualquier empresa tiene que tener claros a la hora de plantear una presencia en redes sociales adecuada:

•    No planificar es sinónimo de error. No podemos pensar en que en las redes sociales podemos decir de todo, de cualquier forma y en cualquier momento.
•    Desembarcar en todas las redes sociales es una equivocación muy habitual. No todas las redes sociales nos interesan e incluso algunas no pueden suponer un problema. Hay que identificar claramente nuestro cliente tipo e ir a buscarlo donde estén. Por ejemplo, si nuestro producto o servicio va dirigido a mujeres, es más fácil hallar potenciales clientes en Pinterest que en Forocoches (ya se que no es una red social en puridad, pero tiene gran influencia en un sector concreto).
•    Igual que cara a cara nos presentamos tal como somos, en las redes sociales, no debemos esconder ni exagerar nuestro perfil. Los clientes lo sabrán más pronto que tarde.
•    Hemos de tener cuidado con la imagen que da nuestra empresa. Es decir, ¿queda claro que es un perfil profesional o estoy usando mi perfil personal para promocionar mi marca?
•    El cuidado de nuestra imagen en redes sociales no podemos dejarlo a nuestro cuñado o sobrino, por muy voluntarioso que sea. Solamente de la mano de profesionales podremos establecer objetivos medibles y acordes con nuestro interés.
•    Monitorizar es obligatorio. Saber que se dice de nosotros, quién lo dice, responder adecuadamente, medir visitas e interacciones. No controlar todo esto es tirar tiempo y dinero a la basura.

Como hemos visto, tener presencia en redes sociales es mucho más que abrir una página de fans en Facebook. Se trata de mantener una presencia constante, profesional y sobretodo abierta a la interacción con los usuarios.

Las redes sociales son diálogos, no monólogos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *