Redes sociales: ¿bailamos?

¿Hay algo peor que una página web sin actualizar? Sí, una página de Facebook o un perfil de Twitter en el que nunca pasa nada. O aún peor, que no existe. Salvo en las grandes empresas internacionales este silencio absoluto en las redes puede, hoy en día, más que tratar de evitar problemas provocar dudas entre los usuarios ¿Confiarías en acudir a una empresa de servicios si no existe ninguna referencia en internet? Y aunque encuentres sus datos de contacto ¿Acudirías sin antes buscar alguna opinión de usuarios para saber qué puedes esperar?

redes-socialesMuchas empresas se escudan en tópicos sobre las redes sociales para no reconocer la verdad, que como ya sabemos, está ahí fuera. Basta con observar un poco. Lejos de ser una moda pasajera, las redes sociales van consolidándose año tras año, los datos de apertura de perfiles y páginas, la proliferación y especificación de redes, y sobre todo la actividad diaria avalan su creciente importancia. Y es que además, su uso no es algo que se limite a una franja de edad si no que va extendiéndose a cualquier etapa y no olvidemos que, cuánto más tiempo libre tenemos, más tiempo les dedicamos.

En el ordenador, en el portátil, en la tablet o en el móvil, y en algunos casos, los más osados, combinando varios, los usuarios buscan, consultan, opinan, comparten y aunque algunas empresas sean reacias y les de vértigo adentrarse en este mundo la acción ya está ocurriendo, ahora mismo. Probablemente ya estén hablando de ellos y ¿quién no quiere saber qué opinan? Es más ¿quién no quiere “ponerle nombre” a quien habla bien o mal de uno o de sus servicios? Y, sobre todo, escuchar el porqué para mejorar.

Y ahora llega el siguiente pretexto: esto me va a costar mucho dinero y no voy a obtener beneficios y no tengo presupuesto para esto… La principal virtud del social media es que se hace totalmente a medida para adaptarse a las necesidades y estructura de la empresa y, sobre todo, a su bolsillo. No puede ser el mismo planteamiento el que se haga para una empresa de 200 trabajadores que para una pyme de 8.

Pero ¿y si hablan mal de mí? Y aquí llega el miedo, el peor enemigo que uno pueda tener. Debes tener muy presente que también hablarán mal a pie de calle, la ventaja de las redes sociales es que podrás responder y mostrar realmente cómo eres como empresa: tu forma de expresarte, tu capacidad de respuesta y tu resolución de problemas.

¿Quieres estar? Si vas a estar no lo hagas de cualquier forma. La red nos hace transparentes, por lo que no es sólo ser y estar si no también parecer y, sobre todo ¿cómo quieres aparecer? ¿Hablamos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *