Content Curation, una estrategia de Marketing de contenidos de gama alta | Oreste SocialMedia | Especialistas en Marketing Online

Usted está aquí: Oreste SocialMedia | Especialistas en Marketing Online > Blog > Marketing > Content Curation, una estrategia de Marketing de contenidos de gama alta (II parte)

Content Curation, una estrategia de Marketing de contenidos de gama alta (II parte)

En la primera parte de este artículo os planteamos la siguiente cuestión: ¿qué pueden hacer las herramientas de Content Curation por nosotros? Pues básicamente acudir a la raíz del problema y seleccionar únicamente la información pertinente sobre toda la morralla habida y por haber. Estupendo pues, las herramientas de curación de contenidos harán toda la faena de selección mientras nosotros nos limitamos a transcribir. Incorrecto. Craso error. El proceso de curación de contenidos no acaba aquí. Ahora entra en juego la figura del profesional y es que una de las ventajas competitivas del curador de contenidos frente a otro que no lo es, es que éste efectúa su trabajo de manera manual, es decir, toda la información recopilada pasa por su tamiz. Es procesada. Además, obviamente, no deberá olvidar hacer mención de las fuentes a las que hace referencia.

En lo que a metodologías empleadas a la hora de curar contenidos se refiere, podríamos decir que cada maestrillo tiene su librillo. El Content Curator suele ser un profesional autodidacta pero lo cierto es que muchos de los métodos empleados coinciden en las rutinas productivas de numerosos profesionales. No obstante consideramos de total relevancia destacar el método, denominado de las 4S’s, empleado por loscontentcurators y explicado en su libro El Content Curator (Guallar y Leiva-Aguilera, 2013). Por dos motivos: cuestiones de funcionalidad, nos resulta una metodología establecida desde el sentido común y por tanto es verdaderamente útil y funcional; y por considerarlas unas prácticas profesionales óptimas que todo buen curador de contenidos debería implementar.

4Ss Content Curation, una estrategia de Marketing de contenidos de gama alta (II parte)

Las 4S’s de la Content Curation: una metodología cualitativa y funcional 

Las 4S’s hacen referencia a una serie de fases en las que se basa todo proceso de curación: Search (búsqueda), Select (selección), Sense making (caracterización y dotación de sentido) y Share (difusión). El primer paso es realizar una búsqueda exhaustiva de toda la información relativa al tema que deseamos curar. Así pues elaboraremos un listado de términos de uso común para comprobar qué temas son tendencia en un área en concreto. Pero… ¿dónde buscaremos dicha información? A través de diversas fuentes. Recurriremos a fuentes personales cuando queramos hacer un seguimiento y monitorización de la actividad de determinados profesionales. Entendiendo por seguir como el acto de observar sus movimientos a través de redes sociales y sitios web. Por otro lado no debemos olvidar buscar información en fuentes documentales tanto off como online. Pero el secreto de toda búsqueda reside en que esté basada en una actualización constante y es ahora cuando entran en juego las búsquedas automatizadas a través de sistemas de alertas y RSS.

Tras haber efectuado una búsqueda rigurosa, llegamos a la fase de selección en la que procederemos a realizar una criba sobre lo realmente destacado. Se trata de ofrecer un producto cualitativo, no cuantitativo. Como decíamos anteriormente, nos encontramos ante el fenómeno de la “infoxicación”, y debemos pues desintoxicarnos de información banal y vacua de valor informativo. Se trata de una fase crucial pues ha llegado el momento de dotar de sentido a esa información que previamente hemos seleccionado. Es la fase de la caracterización, la de aportar un plus de calidad. Que no es sino otorgar un valor añadido a los nuevos contenidos que vamos a crear a partir de haber fusionado los que previamente hemos recopilado. Consiste pues en efectuar una reelaboración de los contenidos a partir de un concienzudo análisis desde una mirada más personal.

Llegados a este punto es momento de proceder a la difusión de los contenidos curados, bien desde plataformas basadas en sistemas de Curation, desde las vías online que el Curator suela emplear o a través de ambas. Es menester culminar todo el proceso mediante esta fase pues de lo contrario nuestra curación estaría inacabada, ya que una de las funciones más importantes de un Curator es la de participar activamente en la conversación con su público objetivo. El propósito de todo ello es el de afianzar a su target.

Buenas prácticas en curación de contenidos

Una vez hemos desarrollado todo el proceso, no debemos dejarnos en el tintero un aspecto que marcará la diferencia entre un buen y un mal curador de contenidos: la ética y las buenas prácticas. Así pues aconsejamos limitar el número de informaciones extraídas de una misma fuente, pues esto no sólo otorga un valor paupérrimo a los textos, sino que resta credibilidad a nuestros contenidos. Tampoco debemos reproducir la totalidad del contenido y debemos enlazar a la fuente en cuestión. Pero no se debe mencionar al final de la información de manera minúscula, sino a lo largo de los contenidos y de manera visible. Además es conveniente redactar nuestros propios titulares pese a que los que nos encontremos sean altamente atractivos. Esto nos evitará competir con el original cuando los usuarios efectúen sus búsquedas y nos dará la oportunidad de añadir valor personal a nuestros textos.

Asimismo un curador de contenidos óptimo tiene que ser, ante todo, un buen profesional ético. Así que, entre otras cosas, no debemos utilizar el atributo nofollow en el enlace a la fuente del contenido. Este atributo fue creado con el objetivo de evitar el spam, no para dejar de reconocer el mérito que tiene cierto enlace aunque tenga un pagerank menor que el nuestro. Tampoco seremos buenos curadores si no creamos contenido propio y original. Piensa que está todo inventado y que el usuario busca siempre un plus. Así que podemos, por ejemplo, ofrecer nuestra opinión o criterio. Eso sí, con fundamento y argumentos. Si no ofrecemos una perspectiva propia, la información sólo supondrá una agregación a la ya existente. O como decimos en el argot periodístico, un “refrito”, que no es más que un recopilatorio de textos de diferentes autores con el objetivo de reproducir uno nuevo con aspecto de original. Subrayar además que dicha visión particular sobre una información debe suponer un volumen considerablemente mayor al contenido al que hacemos referencia.

Content Curation, una estrategia de diferenciación que mejora nuestra reputación online y crea comunidad

Podríamos ofrecer a continuación una retahíla de muchas de las herramientas existentes sobre curación o bien realizar una comparativa, pero lo cierto es que toda esa información ya existe. Un martillo y un clavo son sólo herramientas, no van a colgar el cuadro ellas solas. Es más, esta fase, la de búsqueda, es la que menos valor tiene, pues dicha acción puede ser efectuada por cualquier persona. Pero es precisamente la fase de seleccionar, dotar de sentido y aportar un valor añadido a la información existente, la que convierte la mera información en contenidos curados y, por tanto, mejores cualitativamente hablando. Así pues destacamos la importancia de la presencia del Content Curator en el departamento de comunicación de una empresa.

Pero… ¿en qué nos puede ayudar la curación de contenidos en lo que a comunicación se refiere? Pues de entrada a mejorar nuestro posicionamiento, ya que al crear contenido de calidad multiplicamos las posibilidades de que nuestros usuarios compartan nuestros contenidos y de esta manera el omnipotente Google nos dará más relevancia. Además mejoraremos considerablemente nuestra reputación online, ya que si facilitamos al consumidor perlas informativas que sean de su agrado, no sólo volverá a por más contenidos, sino que los compartirá convirtiéndonos así en un referente del sector en cuestión. Además estaremos favoreciendo muy positivamente la creación de una comunidad, pues este tipo de contenidos induce a la reflexión y por tanto a la formación de opiniones las cuales buscan ser compartidas no sólo para con la marca o empresa en cuestión, sino también con otros consumidores afines.

En resumidas cuentas, la curación de contenidos aporta un plus de diferenciación. Una manera de saber hacer que va más allá de las rutinas productivas convencionales y no sólo pone en funcionamiento la mente del propio Content Curator, sino que invita a la reflexión del usuario que está digiriendo contenidos curados. Además, al encontrarse a medio camino entre la agregación y la creación, la curación de contenidos se presenta como una excelente opción para generar contenidos. Requiere algo menos de esfuerzo cognitivo —y, por tanto, menor tiempo de ejecución—, selecciona sólo lo más relevante y aporta un valor significativo mediante el trabajo intelectual del profesional. La Content Curation es una estrategia de Marketing de contenidos de gama alta a tener en consideración pues va buscando afianzar las relaciones con los usuarios y crear comunidad. A la afirmación de “El contenido es el rey”, añadimos “Sí, pero no cualquier contenido, sino uno de calidad”.

Fuentes:

El content curator. Guía básica para el nuevo profesional de internet

Infografía “Buenas prácticas en curación de contenidos”

Community Curator

Papeles de inteligencia

Maestro de la computación 

Sobre el autor

17 Comentarios

Enviar comentario